Trabajar con luz natural aumenta la productividad

Según un reciente estudio realizado en la Universidad Northwestern de Chicago (USA), las empresas iluminadas con luz natural cuentan con empleados mucho más activos, duermen mejor, rinden más y tienen mejor calidad de vida que el resto; consecuentemente la productividad de dicha empresa se ve incrementada.

La realidad es que dicho estudio no nos descubre nada nuevo, todos sabemos (o tenemos la clara intuición gracias a nuestra propia experiencia) que trabajar relajadamente en un espacio cómodo, con luz proveniente de la calle, con grandes ventanales, en oficinas de techos altos, espaciosas y bien distribuidas, es mucho mejor que hacerlo con la luz directa de fluorescentes, en espacios reducidos y encajonados dentro de una zona delimitada por la mesa de un compañero.

Ejemplo de oficina luminosa Luminosidad en la oficina

Una oficina (o incluso un puesto de trabajo) desorganizada, caótica o con una disposición mal orientada puede convertirnos en verdaderos esclavos del caos; la sensación de odiar cada día un poquito más tu empleo es latente en todos los trabajadores que acuden disgustados a trabajar.

El estudio de la Universidad de Northwestern a la que hacemos referencia en este artículo hizo la prueba con dos grupos de 22 personas, a unos sometiéndolos a desempeñar sus funciones en oficinas con grandes ventanas y acceso a luz natural y al otro grupo en un espacio cerrado. El resultado fue que el primer grupo recibió un 173% más de luz, dicha exposición hizo en consecuencia que pudieran dormir un promedio de 46 minutos más, presentando menos problemas vinculados al sueño que el otro grupo; con lo cual su calidad de vida mejoró y su rendimiento fue mayor.

Este estudio no es un hecho aislado, y de hecho podemos encontrar referencias sobre este tipo de inquietudes por todo internet. De hecho, en 1980, el Dr. Fritz Hollwich presentó los resultados de una investigación sobre la mala influencia de los tubos fluorescentes de bajo espectro sobre las personas, llegando a la conclusión que la falta de luz natural en las personas podía llegar a afectar al sistema endocrino, así como el nivel de algunas hormonas (ACTH y cortisol) en sangre. Y no sólo eso, sino que las personas que trabajaban bajo la influencia de este tipo de luz artificial tenían cambios de humor, de comportamiento y hasta sensación de malestar. Evidentemente este hecho afectaba al rendimiento y productividad en su faceta de empleado.

Ejemplo oficina luminosa Ejemplo oficina luminosa

La conclusión final a este estudio refleja que las empresas deberían diseñar sus oficinas teniendo en cuenta los factores descritos, haciendo que los empleados queden expuestos a la luz natural para de esta forma garantizar una actitud activa y positiva en el desempeño de sus funciones y, de la misma forma, mejorar su calidad de vida.

Conscientes de este hecho, dentro del Edificio David y gracias a los grandes ventanales de que disponen la mayoría de sus oficinas en alquiler, muchos de nuestros inquilinos han dispuesto oficinas completamente adecuadas al estilo de vida que los investigadores proponen en este tipo de estudios. Espacios diáfanos, muy luminosos, bien orientados y dentro de un conjunto que facilita la vida a todo aquel que disfruta de un empleo que le gusta, ¡como tiene que ser!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.