10 ideas para trabajar más y mejor en tu oficina

Trabajar en una oficina no es siempre tarea fácil, la falta de organización y de concentración pueden hacer merma en la capacidad de sacar el trabajo adelante de forma conveniente. Si nos paramos a pensar, 8 horas laborables son muchas horas, y en ese periodo de tiempo a veces no somos capaces de terminar todo aquello que nos hemos propuesto. Distracciones, llamadas de teléfono, reuniones totalmente improductivas, pérdida de tiempo online, etc. Normalmente acabamos el día con un pensamiento estresante: “Me falta tiempo“. ¿Pero de verdad te falta tiempo o no has sabido organizártelo de forma conveniente?

oficina productiva

En este artículo queremos ayudarte con 10 ideas que te ayudarán a trabajar más y mejor, más porque la gestión del tiempo te ayudará a mejorar los timings de entrega; y mejor porque lo harás de forma más cómoda. Al fin y al cabo trabajar a gusto y en un entorno agradable también mejora la productividad, así que vamos a ver si podemos ayudarte.

  • Concéntrate: utiliza los primeros 30 minutos del día para concentrarte en lo que vas a hacer. Deja el email, puede esperar. Termina con lo que empezaste el día anterior, revisa el planning de trabajo y acomételo mentalmente.
  • Deja de lado las tareas manuales: todo el trabajo manual, monótono, mecánico, … todo el trabajo aburrido y que no necesita apenas concentración déjalo para los momentos de mayor cansancio, es un error dedicar esfuerzo productivo a este tipo de tareas.
  • Bandeja “inbox”: estamos muy acostumbrados a manejarnos con el email y hacer todas las tareas pendiente “online”. Te aconsejamos que utilices una bandeja “inbox” física y que la dejes encima de tu escritorio. A lo largo del día verás que ésta irá creciendo con “pendientes”, al final de la jornada analiza lo que tienes en ella y toma decisiones sobre qué hacer con dichas tareas.
  • El “post-it”: durante la jornada laboral siempre se nos ocurren ideas, tareas pendientes que dejamos para más tarde, surgen contactos espontáneos, … utiliza herramientas manuales u online para capturarlas. Una libreta hecha con hojas recicladas de impresiones erróneas, los famosos post-it u otros dispositivos con los que te sientas cómodo y tengan dicha funcionalidad.
  • Redes sociales sí, pero con un planning: si tu empresa te anima a utilizar las redes sociales para interactuar con tus usuarios y/o clientes házlo, ¡sin duda! pero analiza mediante las estadísticas en qué horas se produce la mayor actividad y céntrate en esa franja horaria, si no lo haces estarás todo el día entrando y saliendo, con la pérdida de tiempo que ésto comporta.
  • Limita las salidas y las reuniones: pregúntate ¿esta reunión me va a aportar algo? hay muchos clientes y proveedores que enseguida reclaman tu atención cuando por otros medios puede solucionarse. Limita esas reuniones estériles a las meramente productivas y ponte un límite en cuanto a su duración. Asegúrate que esas salidas sean a última hora de la mañana o de la tarde o romperás todo tu esquema de trabajo del día.
  • Descansa: las pausas entre tareas son fundamentales para que nuestra mente se airee, haz algo diferente, camina, acércate a la ventana, sal fuera de la oficina, etc … se trata de que por unos instantes puedas relajarte para empezar con una nueva tarea.
  • Hora de comer: haz todo lo necesario para no comer en la oficina, y mucho menos en la mesa donde trabajas. Desconecta, aunque comas de “tupper” házlo en el parque, airéate. Pasar mucho tiempo dentro del mismo entorno puede hacer que acabes aborreciéndolo y que, además, tu mente acabe sin hacer distinciones entre las horas que trabajas y las que no estás haciéndolo.
  • “No me pasen llamadas”: hay momentos en que la concentración que hay que dedicar a un trabajo específico merece no ser interrumpido. Deja dicho en recepción que no te pasen llamadas. Son ideales para romperte el ritmo y para distraerte de lo que estabas haciendo.
  • Al final del día haz un “reset”: los últimos 5 minutos del día dedícalos a recoger, a ordenar tu mesa, a vaciar de cosas inútiles tu inbox ya limpiar tu escritorio. Al día siguiente lo encontrarás todo ordenado y listo para volver a empezar.

Pon en práctica estos simples consejos y déjanos un comentario si crees que te han servido para mejorar en el día a día dentro de tu oficina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.