Entradas

Los taxis David y su relación con la historia de Barcelona

La relación entre Barcelona y la empresa David, propietaria de los Autos David y actualmente del Edificio David, ha sido íntima desde la fundación de ésta última. La aparición de los primeros coches a motor en la ciudad supuso para ésta un nuevo concepto de movilidad que trastornó tanto a los habitantes como a los profesionales del servicio del taxi, que hasta ahora se habían servido de los carromatos tirados a caballo.

La evolución lógica motivó que muchos de estos chóferes propietarios de taxis de tiro pasaran rápidamente a los coches a motor, a la vez que el transporte privado siguiera una linea paralela a éstos.

Taxi David Goliath

Los primeros taxis a motor aparecieron sobre el año 1906, año en que los primeros autobuses pisaron también las polvorientas calles sin asfaltar de nuestra ciudad. Como ya sabes, David nació en 1914, año en que los Hispano Suiza dominaban el mercado de los automóviles, con una pequeña flota de 21 “automóviles de plaza” (coches de alquiler con chófer) que sería el gérmen sobre el cual se asentaría más tarde la Agrupación del Taxi.  Eran conocidos como la “Compañía General“.

Taxi David con chofer

Pero David pisaba muy fuerte desde su nacimiento y enseguida copó el mercado del taxi con sus compañías, la David (con los únicos taxis de lujo con chófer uniformado) y, más tarde, la Goliath (con una línea de automóviles y tarifas de bajo coste). Para que el cliente pudiera diferenciar entre las diferentes clases de taxis (los había de tres clases) se llegó al acuerdo de ribetear cada modelo con un color en su lateral. El de color rojo era para los taxis más caros, el amarillo para la clase intermedia y el azul sería para los taxis de bajo coste.

Taxi David

Esto ocurrió en 1924, y fue motivado por el caos que producía al ciudadano que cada compañía operara con sus propias tarifas y bajo sus condiciones. El Ayuntamiento de Barcelona quiso poner un poco de orden y puso sus propias normas de cara a la Exposición Universal de 1929 que se celebró en la ciudad. Por aquel entonces, la David tenía una flota de 1.000 vehículos dedicados al taxi, hecho que como ya  sabemos motivó la construcción en 1931 del Edificio David, que se convertiría en la actual sede de la empresa.

Taxi David Taxista de la David

Tras la Exposición Universal (1930), el Ayuntamiento volvió a poner orden en el sector ya que con la aparición de autobuses, tranvía y metro la rivalidad y la guerra de tarifas supuso un traspiés para todo el gremio. Así el consistorio condal estableció la obligatoriedad de un mínimo de dos años de experiencia como conductor para poder obtener la licencia de taxi y una tarifa única de 60 céntimos por kilómetro para todos ellos. Eso significó también institucionalizar la franja de color amarillo para los taxis de Barcelona, que era la franja intermedia, y que aún hoy en día perdura como color característico de los taxis de la ciudad.

Taxi David Barcelona

Durante 4 largos años hubo disputas, broncas y duras negociaciones entorno a esta ordenanza hasta que, finalmente, en 1934 todos los taxis de Barcelona adoptaron la medida institucional. Pero lamentablemente, cuando todo parecía que había recuperado una cierta normalidad dentro del gremio de los taxistas, España entró en guerra.

cochera taxis David

Como en la mayoría de grandes edificios emblemáticos de Barcelona, fábricas y grandes espacios industriales, el Edificio David también se vió envuelto en la contienda, perdiendo parte de su identidad industrial automovilística para formar parte de la industria bélica de la ciudad (pero esa ya es otra historia…).

propina taxis David

Tras la Guerra Civil, David volcó sus esfuerzos de producción automovilística para el sector privado, fabricando el primer coche eléctrico o los famosos microcoches y triciclos a motor David de los que hablaremos en otra ocasión. Asimismo el Edificio empezó a parcelarse para dar paso a grandes espacios destinados a oficinas en alquiler para pequeñas industrias y almacenes.

No hace falta decir que estamos muy orgullosos de formar parte de la historia de Barcelona, desde el nacimiento de nuestra empresa ahora hace 100 años, hemos estado ligados a la ciudad condal, y hoy en día seguimos trabajando en la misma línea, renovando espacios y ofreciendo a los barceloneses y visitantes nuestro esfuerzo para seguir formando parte de la vida empresarial y ociosa de la ciudad.