Ideas para decorar una oficina

Trabajar en un entorno agradable es fundamental, y no sólo en cuanto a estética estamos hablando, sino también de cara a aumentar la productividad y la eficiencia del trabajo que se realiza. La decoración de todo tipo de ambientes es positiva para trabajar a gusto y reducir los niveles de estrés a los que estamos sometidos diariamente. Si la afirmación anterior sirve para cualquier tipo de entorno, aun se vuelve más importante dentro de un ambiente de trabajo en el que pasamos la mayoría de las horas de un día laborable.

Es difícil imaginarse al alquilar una oficina (sobretodo si ésta es diáfana), en qué podrías convertirla y cómo cuadrarla con tus gustos estéticos. No siempre debes fijarte en este criterio a la hora de imaginártela o diseñarla, hay otros aspectos que también deberás tener en cuenta como la funcionalidad, la luz, la creación de espacios más íntimos para salas de reunión, la verticalidad de los ambientes, la imangen que transmites a clientes, etc. para establecer entre todos ellos una relación armónica que propicie un resultado homogéneo perfecto.

oficina en Barcelona

Ejemplo de oficina en alquiler en Edificio David, actualmente disponible

Ante todo debes tener claro el estilo que quieres darle a tu ambiente de trabajo. Esto vendrá, en parte, determinado también por el tipo de actividad que se realice en él. Por ejemplo, para despachos de abogados, notarios, etc el toque clásico es casi inevitable ahondando en muebles de maderas nobles y en algunos casos antiguos. Profesiones más liberales, así como las de servicios tipo diseñadores gráficos, arquitectos, diseñadores de páginas web y 2.0, pueden jugar más con la estética y la modernidad. La frescura es el denominador común sobre el cual pueden jugar este tipo de empresas.

oficina en barcelona

Ejemplo de oficina alquilada en David; luminosa, verticalidad de espacio.

En el Edificio David, por ejemplo, los grandes espacios industriales diáfanos aportan un carácter único y especial si sabes combinar sus muros centenarios con la modernidad actual, y llevar a cabo un singular contraste entre lo antiguo y lo moderno que siempre triunfará si no recargas demasiado el ambiente. Los espacios altos y abiertos (una de las cualidades de nuestras cuatro plantas de oficinas) hacen que el ambiente sea más distendido, relajan, y no dan la impresión de que estés bajo un yugo de cemento y hormigón armado. Si a esto le sumas los grandes ventanales con luz natural, lograrás que tu espacio de trabajo tenga la luz suficiente para no tener que encender las bombillas y fluorescentes durante el día, detalle que  aportará frescura y mucha vida a tu oficina, tal y como ya vimos en un artículo anterior sobre la luz natural y la productividad.

oficina en Barcelona

Ejemplo de oficina alquilada en David, cálida, transformación de la luz natural desde las ventanas superiores

A rasgos generales no se aconsejan colores oscuros ni estridentes para las paredes porque pueden hacer las paredes mucho más pequeñas de lo que realmente son. La estridencia de colores también pueden afectar al estado de salud de los trabajadores. En cuanto a los muebles, no hay que dejar al azar su elección ya que mermará el aspecto estético pudiendo parecer éste menos profesional. Además te aconsejamos que los muebles estén siempre alejados de la puerta principal para dar más sensación de espacio cuando entres. Las luces siempre mejor de arriba a abajo, e intentando prescindir de la “sosa” luz de los fluorescentes que acaban agotando los ojos y posteriormente afectando a la productividad.

Oficina en Barcelona

Ejemplo de oficina en David. Espacios amplios separados por librerías de colores frescos.

Plantas, accesorios personalizados como fotos, vinilos sobre la pared, muestras de nuestro trabajo… pueden utilizarse para decorar sin recargar el ambiente general. La uniformidad del espacio y la armonía entre todos los elementos será lo que dictamine si tu oficina, además de funcional, es un espacio agradable donde trabajar a gusto, algo fundamental para un lugar donde pasarás la mayor parte del día. “Un trabajador disgustado en un ambiente enrarecido es un trabajador poco productivo”.

A “grosso modo“, y para lograr el ambiente de trabajo perfecto, deberás tener en cuenta los siguientes puntos a la hora de diseñar o decorar tu oficina:

  1. Utiliza muebles prácticos y funcionales.
  2. Mantén una organización constante en las mesas.
  3. Utiliza una iluminación adecuada y aprovecha al máximo la luz natural.
  4. Usa estanterías como elementos divisorios.
  5. Escoge los colores adecuados tanto para las paredes como para la decoración general.
  6. Utiliza la verticalidad del espacio para dar sensación de espacio abierto.
  7. Utiliza accesorios como plantas, recuerdos, etc
  8. No recargues la oficina de cosas innecesarias, ten los espacios lo más libres posibles.

Esperamos que gracias a estos prácticos consejos puedas adaptar tus ideas al espacio del que dispones y ésto pueda facilitarte el sentirte más a gusto en tu oficina. ¡Es esencial!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.