Cuándo es el momento de cambiar y mejorar la oficina de tu negocio

Existen muchas razones por las que es recomendable cambiar o mejorar la oficina de un negocio. Una de las primeras es porque la oficina ya no se adapta a lo que se necesita, bien porque se queda pequeña o porque es una “oficina en casa” y es momento de cambiarse para expandir el negocio. En cualquier caso, puede llegar un momento en que necesites cambiar de oficina y debes saber reconocerlo.

cambiar de oficina

Cuándo deberías cambiar la oficina de tu negocio

Una de las principales señales que te pueden hacer pensar en que tu oficina ya no se adapta a tu negocio va enfocada, seguramente, a que ya no trabajas con la suficiente comodidad en ella.

Si consideras que rendirás mucho más trabajando fuera de tu casa o vas a trabajar con más personas, es necesario que te plantees el alquiler de una oficina. Muchos emprendedores empiezan trabajando en sus casas para ahorrar costes, pero cuando se dan cuenta de que su negocio crece y pueden permitirse pagar el alquiler de una oficina no dudan en hacerlo. Disponer de una oficina es una forma más de crecer, de expandir tu negocio: porque se da buena imagen, se puede recibir en ella a los clientes e incluso muchas personas trabajan mejor en ella que en su hogar con todas las interrupciones que eso supone, aumentando la productividad y favoreciendo el networking.

oficina en BarcelonaSi tu oficina se va quedando pequeña porque tu negocio crece, puede ser momento de cambiarse a otra más grande y profesional. Sobre todo si empieza a trabajar más personal en ella y el espacio empieza a escasear. Si tienes una oficina que se quedaba corta desde el principio y ya cuentas con el suficiente presupuesto para cambiarte no lo dudes, te merecerá la pena.

Sin duda, una buena idea es buscar una oficina en una zona céntrica o mejor ubicada para llegar mucho mejor a tus clientes y a los que lo son en potencia (lee este post relacionado). A veces no se trata sólo de mejorar la oficina, sino de mejorar la imagen empresarial, y para ello en ocasiones basta con tener una mejor ubicación.

Si, por el contrario, tu negocio te está yendo mal y la oficina que tienes es más de lo que puedes permitirte, puedes plantearte buscar otra oficina que se adapte a tí y puedas permitirte pagar. Dentro del Edificio David las tienes de todos los tamaños, y debido a sus características puedes hacer crecer o decrecer el espacio. Los cambios no siempre se tienen que dar porque las cosas van bien, sino que cuando van mal hay que tomar decisiones drásticas y saber adaptarse.

Cambiar la decoración de la oficina

Existen tres grandes razones para cambiar la decoración de una oficina:

  • Cuando se cambia la imagen corporativa de la empresa. Si cambias la imagen de tu empresa o empiezas a trabajar con otra franquicia, si el diseño corporativo es distinto, también debes adaptar la oficina a este nuevo diseño. Has de adaptar tu local de trabajo a la personalidad de la empresa tal como es en cada momento.
  • Para adecuarla a cada estación del año. Muchas empresas quieren maximizar sus esfuerzos decorativos y mejorar el clima laboral adaptando su oficina a cada estación del año, de manera que todos los elementos decorativos estén pensados para la primavera, verano, otoño e invierno, para inspirar y motivar en cada momento. También es bueno que la adaptes a fechas puntuales, como la Navidad o Carnavales.
  • Cuando quieres darle un nuevo aire a tu oficina. Si piensas que es el momento de cambiar la decoración de tu oficina porque nunca lo has hecho o porque ya no tiene la misma validez que antes, es el momento de hacer el cambio. Hay que saber adaptarse a los cambios, ya que a veces es renovarse o morir.

Pero la verdad es que a veces se cambia la decoración o algún aspecto de la oficina simplemente porque apetece, porque ese cambio puede parecer bueno.

Y entonces, ¿reforma radical o pequeños cambios?

Para tomar una decisión entre realizar una reforma radical o tan sólo unos pequeños cambios, hay que tener en cuenta las circunstancias personales del negocio y la persona que está tras él. Por ejemplo, si la oficina está tan mal que una gran reforma le vendría bien has de tener en cuenta el presupuesto del que dispones y pensar que vas a estar cierto tiempo sin que la oficina esté disponible.

reforma de oficina

Si no puedes permitirte reformar totalmente la oficina, o no lo necesitas, puedes implementar pequeños cambios que con el paso del tiempo acaban mejorando la oficina en general. En ocasiones, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.

La decoración de las paredes, muebles y otros elementos son clave desde el principio, pero se puede ir mejorando con el paso del tiempo para personalizar mucho más el espacio y conseguir el máximo rendimiento.

Algunas buenas ideas para mejorar tu oficina:

  • Dale más vida con flores o plantas
  • Busca cómo organizar mejor el espacio del que dispones
  • Piensa en la mejor iluminación para tu trabajo
  • Cambia pequeños detalles
  • Si necesitas renovar algo, ¡házlo!
  • Los vinilos decorativos pueden ser una buena idea
  • Piensa también en lo cómodo y confortable

En base a la experiencia de muchos años, dentro del Edificio David también podemos asesorarte sobre los espacios de trabajo que tenemos disponibles. Gracias a nuestros inquilinos (arquitectos, diseñadores gráficos, agencias de publicidad, showrooms, empresas 2.0, etc) conocemos de primera mano las necesidades de cada uno de ellos y podemos aportarte dicho conocimiento para que el cambio de negocio te sea lo más productivo y rentable y te cause las menores molestias posibles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *